musikboy.net · el niño de la música

Cómo prepararse para el cambio de estaciones

En el centro de una habitación muy luminosa hay una mesa redonda. Por la ventana entra una luz blanquísima que calienta toda la salita. A un lado de la mesa hay un niño sentado en el suelo jugando con un millón de piezas de tente que están esparcidas por toda la habitación. El niño lleva un pantalón vaquero corto y una camiseta de rayas horizontales blancas y celestes. El pelo es una maraña de rizos rubios, amarillo intenso. Está construyendo un coche o puede que una nave espacial, todavía no lo sabe. Va cogiendo una pieza y otra pieza un poco al tuntún, tomando decisiones sobre la marcha. Juega a construirse un sueño, su mundo. Se estira en el suelo, se tumba a lo largo y alcanza esa pieza tan especial que es la proa de un barco. No sabe muy bien en qué lugar podría encajar y la deja un lado. Mira lo que lleva armado, de un lado y de otro, buscando perspectivas. Queda conforme como está y decide que es
una gran nave nodriza.

La coge por abajo
y se la pasa frente a los ojos
mientras hace un ruido con la boca
como de motor de nave nodriza.

Mientras afuera,
en la playa junto a la orilla
una niña de rizos negros
se agacha y se sacude
la arena de los tobillos.

(septiembre, 2010)

disarm you with a smile
musikboy