musikboy.net · el niño de la música

Insensatez

Esta noche de insomnio pongo la radio y escucho:

Agosto nos salió un mes muy de resacas y del sol en la playa, con lo que te molestaba que nos amaneciera. Estábamos muy místicos y, francamente, había veces que no entendía lo que decías. Supongo que aquella mañana de aquella noche en blanco tú tampoco me entendiste. Mis palabras vestidas de desprecio y las tuyas de honestidad brutal. Antes, sólo unas horas antes, hubo muchas risas y la primera borrachera de un atleta de élite (hasta aquella noche). Fuiste un desagradecido y jugaste a desaparecer dejando la puerta fría con un portazo que sonó sordo y que sonó falso. Esgrimiste falsos nombres, falsas promesas y desapareciste. Ni una llamada ni un breve email, sin importarte ni el puño ni la letra ni la música ni los cigarrillos en el parque.
Supongo que esperaba una llamada, un gesto y, bueno, eso hice, esperar; de tanto hacerlo acabé por aprender a vivir con todo aquello, con todo lo sucedido, lo vivido, incluida la culpa sin causa kafkiana y las crueles carcajadas de las paredes. No pretendo, con estas palabras, un reproche. El sol volvió a salir y, bueno, sigue saliendo por el este.

Doy varias vueltas más y, por fin, duermo.

(septiembre, 2010)

disarm you with a smile
musikboy